Crónica de la presentación de "El Puñal": niños leyendo viejas novelas de aventuras

Está estos días en Madrid Jorge Fernández Díaz, autor de una de las novelas de más éxito en Argentina, "El puñal"(Destino, 2015). Durante varias décadas se dedicó al periodismo de sucesos. Ha sido editor y director de suplementos culturales. En la actualidad mantiene con gran éxito una columna en La Nación.
Más de 70.000 ejemplares vendidos avalan el éxito de esta novela que además será llevada próximamente al cine por Marcelo Piñeyro.
Una veintena de personas nos reunimos en El Garito de La Central de Callao para escuchar de primera mano qué es "El puñal".


En la presentación, una suerte de entrevista magistralmente dirigida por Arturo Pérez-Reverte, se encontraban admiradores y amigos del autor, como Manuel Vicent o Juan Cruz, viejos lobos del periodismo y la escritura, así como nuevos reporteros, estudiantes de máster, de programas de intercambio, interesados por el periodismo,...

Comenzó Pérez-Reverte señalando al autor como amigo suyo, uno de esos hombres que uno elige para subir a su bote del Titanic. Tras una serie de alabanzas a su persona, introdujo la obra comentando que toda su obra está impregnada de él, sus libros, sus personajes,...Jorge Fernández Díaz es una combinación de lucidez y dureza.

El comienzo de "El puñal" es uno de esos arranques impecables de novela negra: seco y duro.
Respondió Fernández Díaz que escribió esa novela porque había leído Goldfinger y quiso escribir una novela de espías y de amor. Pero en ese momento no tenía idea. 35 años después cayó en el cinismo y se recuperó. Se encontró con la posibilidad de crear este libro.
Su intención fue la de crear la novela de aventuras del siglo XXI. Una novela en la que no hubiera héroes de corazón puro. En la que no tuvieran cabida los héroes cansados, al estilo revertiano o de novela negra, pero sí el héroe infame.
El autor considera eta opción como la más verosímil, la vida es en definitiva una lucha de malos contra peores, no de malos contra buenos.
Además el autor tuvo el reto de conseguir que el lector empatizase con este protagonista, Remil.


Remil es una gente de la inteligencia al que ha incorporado una serie de códigos gangsteriles, por tanto no tiene nada que ver con el Bond de Goldfinger.
Remil se obsesiona con una mujer que es el personaje que tira de la historia hasta el final.
Comentó Jorge Fernández Díaz que las mujeres son mucho más inteligentes, tienen una inteligencia emocional más grande que los hombres. Por eso, cuando una de esas mujeres es despiadada, una depredadora... es el doble de letar que un hombre. Manipula mucho mejor.
Nuria se enamora de un samurai. Es una historia de amor entre dos personas crueles.

"El puñal" tiene la intención de desvestir la política. La política se parece bastante a El Padrino de Puzo.
También quiso desvestir el amor, quitándole el discurso romántico, propio de los culebrones. El amor es para el autor una relación de incertidumbre. Por tanto "El puñal " es un thriller político y una historia de amor. El autor trató en todo momento de darle sensualidad a la novela, no quería que fuera una novela fría a lo John Le Carré, quería que fuese más revertiana.

Sobre los personajes secundarios, Pérez-Reverte alabó la maestría del autor a la hora de conseguir personajes que no fueran planos. En esta novela tienen varias dimensiones, tienen vulnerabilidades,...Para él los personajes secundarios sostienen la trama, empiezan siendo instrumentales pero necesitan tanto cuidado como los protagonistas. Aprendió a retratar secundarios con los sargentos de John Ford.
Añadió el autor que "El Puñal" tiene mucho de "lo que él ha vivido" en su profesión, ha ficcionado muchos de los casos en los que ha trabajado durante su trayectoria periodística. Hay cosas, añadió Pérez-Reverte, que se tienen o no se tienen y que no se obtienen leyendo libros.


Comentó Jorge Fernández Díaz que todos somos tipos peligrosos. Somos hombres feroces. Respecto a la división del hombre entre esclavos, sacerdotes, guerreros, dijo que él se considera un guerrero.

Añadió Pérez-Reverte que es muy difícil trabajar con silencios, silencios que digan algo. Hay que haber leido mucho y practicado mucho. Comentó el autor que le sirvió de mucho haber visto la filmografía de John Ford.
Añadieron que los hombres de acción verdaderos son silenciosos. El peligroso está al fondo, callado, es el que te corta el cuello.

Las Malvinas han estado muy presentes en toda su obra. Fernández Díaz militaba la izquierda y repudiaba esta guerra. De repente se convirtió en una guerra antiimperialista, todos los intelectuales la defendían. Una semana antes de que terminase se presentó voluntario.
Es un conflicto en el que murieron más soldados por suicidio en tierra que durante el combate. Muchos no encontraron su sitio al volver.
Malvinas supuso el inicio de la democracia en Argentina.



Añadió el autor que ambos no han dejado de ser dos niños leyendo viejas novelas de aventuras.Toda la vida tratando de reconstruir esas historias de lealtades. Somos lectores de a pie, enamorados de la aventura. Emocionalmente como lectores no hemos avanzado. Nos interesa el lector verdadero, el que fuimos y el que seguimos siendo.

Respecto a la mujer, dijo que es la gran sobreviviente, el hogar. Comentó que creía que la mujer puede ser vencida pero no derrotada.

El lenguaje de la obra es una combinación de lenguaje culto con lunfardo.

Pérez-Reverte preguntó a Fernández Díaz acerca de los autores, textos que envejecen con él, aquellos en los que sigue descubriendo cosas: Conrad, "El largo adiós" (Chandler), el Borges narrativo, Manuel Múgica Lainez, Scott Fitzgerald y Sommerset son los autores que envejecen a su lado.

Terminó la presentación revelando que Remil va a continuar.

Entradas populares de este blog

Arturo Pérez-Reverte sobre la mujer (Día internacional de la mujer)

"El pintor de batallas" sube a escena

Fechas de la gira EL PINTOR DE BATALLAS en teatros