"La Guerra Civil contada a los jóvenes", libros que conducen a libros y nostalgia de Los Tres Mosqueteros

Arturo Pérez-Reverte publica estos días un pequeño manual sobre la Guerra Civil contada a los jóvenes. Una versión resumida del relato de una guerra de la que, cada vez, quedan menos testigos directos. Crecen las voces desvirtuadas, las ideologías difundidas a golpe de tuit, las connotaciones de adjetivos asociados a según qué bando (la ausencia de adjetivación es una de las características de esta novedad de Pérez-Reverte, resaltada por el periodista de La Vanguardia Sergio Vila-SanJuan). La Guerra Civil no es el mal de España, comenta Pérez-Reverte en su presentación, el mal de España es la propia España.

El pequeño relato de este enfrentamiento viene acompañado de las magníficas ilustraciones de Fernando Vicente, últimamente muy ligado a los libros (firma los últimos carteles de la Feria del Libro de Madrid y la Feria del Libro Viejo y de ocasión de Recoletos). Un artista que ha colaborado con numerosos medios. Son varias las revistas han publicado sus trabajos; discográficas y editoriales se disputan su obra que ha sido recogida en varios volúmenes. No puedo dejar de recomendarles la exposición gratuita de las ilustraciones de esta obra que se ubica en el museo ABC de Madrid (c/Amaniel)hasta el 8 de diciembre.


No ha de pensarse en el libro de Pérez-Reverte como un libro de historia, tal y como él ha dicho en todas las entrevistas que ha concedido a medios de comunicación y como asevera en el vídeo promocional realizado por Alfaguara. No es un libro de Historia, no es un ensayo propiamente dicho, pero sí que es un libro que tiene el objetivo de conducir a otros libros. Un lector medio fácilmente acudirá a la extensa bibliografía que sobre la Guerra Civil puebla las librerías de nuestro país. Numerosas editoriales han dedicado series completas a la Guerra Civil, entre ellas la admirable colección de Historia 16, los excelsos diarios que publicó el Diario ABC a finales de los 70, la colección de Ed. Urbion firmada por Thomas Hugh, la serie que publicó El Mundo a modo de crónica casi diaria del conflicto,etc. Encontramos libros de diferente ideología o libros "satélite" sobre el tema que se alejan de la política para centrarse en otros aspectos tales como la Memoria Histórica, la religión, el Franquismo, la represión, la censura...

Sigo buceando en la hemeroteca,pero prefiero pararme en la hemeroteca emocional que me proporciona la literatura. Así, me detengo en "Las nanas de la cebolla" de Miguel Hernández, los versos de Antonio Machado, la Colometa de Mercè Rodoreda, "Mercedes" de Luca de Tena, o los héroes de Miguel Delibes, la poesía del exilio de los mejores poetas de nuestra literatura como Juan Ramón Jiménez... Me quedo con Ramón J. Sender, Almudena Grandes, Camilo José Cela, Juan Marsé, Pedro Salinas, Ernest Hemingway, Max Aub, Jorge Semprún, Koestler,Vizcaíno Casas, Unamuno y Chaves Nogales (constante referencia de Pérez-Reverte a la hora de afrontar este trabajo).

Echo la mirada al séptimo arte y desentierro en mi memoria las brillantes clases que recibí en la Universidad de "Historia del cine informativo" e "Historia del cine español". Mis maestros (Julio Montero y Eduardo Rodríguez Merchán) nos recomendaban el visionado de un buen número de películas que fueron herramienta política en diferentes conflictos. Así ví con otros ojos "Casablanca" y "Bienvenido Mr. Marshall". Me recuerdo encerrada en la facultad en aquella pequeña sala oscura viendo "Frente de Madrid" de Neville,"Raza","Rojo y negro", "Sin novedad en el Alcázar", "La patrulla", o "Sierra de Teruel" (muchos de estos films se pueden ver en Youtube).

En esta obra del autor cartagenero echo en falta esa bibliografía y esa filmografía finales: una serie de recomendaciones para que el lector cómodo no se limite a este libro, sino que siga leyendo, viendo, empapándose... siga, en definitiva, estudiando nuestra historia pasada. Siga encontrando en los libros y en la cultura las herramientas de defensa o de consuelo que los políticos (y sus políticas) nos han quitado. En este sentido recomiendo la lectura de sus patentes bibliográficas y filmográficas(un must, que dirían en revistas de moda). Asimismo, y ésta es ya una preferencia personal, en ese afán de ser imparcial y objetivo se ha omitido, creo, la esencia del autor, su firma, el estilo personal que Pérez-Reverte impregna en sus obras. Algo que sí que manifiesta de manera habitual en entrevistas en medios y en Twitter.

El pasado lunes Arturo Pérez-Reverte presentó "La Guerra Civil contada a los jóvenes" en el Teatro Español acompañado por los periodistas Manuel Jabois y Antonio Lucas. Un coloquio entre amigos. Inevitablemente la conversación se politizó ligeramente. En pocos minutos Cataluña y París eran el centro del diálogo.


Perdónenme que añada que se me hizo raro, después de haberme acostumbrado y haber admirado con absoluto embeleso a "Los Tres Mosqueteros"... Los tiempos cambian, nada vuelve a ser lo mismo. Estos días no puedo evitar recordarlos. Únicos, ya irrepetibles: Pérez-Reverte, Eslava Galán y Fito. Permítanme que les ilustre (copien y peguen el enlace inferior).


https://www.youtube.com/watch?v=pjbz6O61Fts

No esta mal sentir nostalgia de vez en cuando. Y recordar.


Va por Fito.




Imágenes: Icorso, ABC, Diario de Sevilla,El País, Cordópolis.


Imágenes de la exposición en Museo ABC: Imágenes propias tomadas por la autora de este post.

Entradas populares de este blog

Arturo Pérez-Reverte sobre la mujer (Día internacional de la mujer)

Fechas de la gira EL PINTOR DE BATALLAS en teatros

"El pintor de batallas" sube a escena