Ir al contenido principal

Mi decalogo de esgrima

1. Debes aceptar la derrota sin enfadarte ni hundirte, revisa en qué has fallado y cámbialo. Sólo tú puedes cambiarlo, no esperes que llegue por arte de magia, inspiración divina o tu profesor te lo diga.
2. No te hundas si no te salen las cosas como quieres o intentas. Practica y estudia: a tí mismo y a tu rival. Estudia tus movimientos y los suyos. Si continuas así de previsible el tocado siempre será suyo.
3. Crees que sólo basta con tocar al otro y hay mucho trabajo detrás: cálculo de distancias, estrategias de tocado, de paradas, de respuestas, movimientos, velocidad, equilibrio, resistencia y cabeza.
4. Si el resto de la clase avanza y tú estás estancado, no eches la culpa al profesor ni discutas de esgrima con él en clase. No es la clase quien se tiene que poner a tu altura, sino tú a la altura de la clase.
5. Debes tener control sobre todas tus acciones, tus movimientos, tus pensamientos, la punta de tu espada, pero sin dejar de tener en mente al adversario, sus movimientos de brazos y piernas y la punta de su arma.
6. Nunca des la espalda a un rival. El asalto no acaba cuando no puedes más, acaba con el último tocado. Siempre en guardia. Alerta
7. No pierdas nunca de vista el arma de tu rival. No avanzes hacia él si eres blanco. Busca el momento justo para atacar cuando tu rival esté en desequilibrio. Hazle entrar en ese desequilibrio, engáñale.
8. Por supuesto, engaña a tu rival siempre de manera distinta, no seas previsible en nada.
9. Como dijo creo que Moliere: el arte de la esgrima es tocar y que no te toquen.
10. Respeta a tu adversario con un comportamiento intachable durante el asalto. Salúdale al inicio y tras terminar.

Entradas populares de este blog

Arturo Pérez-Reverte sobre la mujer (Día internacional de la mujer)

Un pequeñísimo extracto de varias entrevistas realizadas al escritor Arturo Pérez-Reverte.





Arturo Pérez-Reverte entrevistado por MujerCountry en junio de 2013


La mujer de ahora –Ana Karenina y Madame Bovary de hecho ya no existen– hace frente a nuevos desafíos sin dejar de ser lo que era. La mujer es una cosa nueva y trabaja, se enfrenta a la vida, compite con el mundo, tiene un nuevo desafío vital al que hacer frente, pero también tiene las marcas del pasado, es la mujer del futuro sin dejar de ser la de antes. Esto la somete a tensiones complejísimas de las que no siempre el varón es consciente. Hay conflictos nuevos, personajes literarios nuevos porque esa mujer antes no existía. Se da lugar a una ética femenina que nada tiene que ver con lo que era la masculina. Entonces, la mujer es la que puede aportar más novedad literariamente, es un personaje más prometedor y más apasionado. Me interesa la mujer que tiene un trabajo entre hombres, que tiene un hijo en casa y un amante, y me …

Arturo Pérez-Reverte presentará "Eva" en FIL

"Hombres buenos" en la revista Suite Magazine (diciembre 2017)