Ir al contenido principal

Viaje en metro

Para la gente curiosa viajar en metro es una delicia. Tienes todo el tiempo y todos los recursos para imaginar mil historias: la vida de los otros.

También el metro es fuente de sentimientos, ¿que estara pensando el de al lado? ¿por qué llora la chica que está de pie? Personas completamente desconocidas compartimos nuestro tiempo en un espacio muy reducido. Invadimos nuestro espacio vital pero no nos atrevemos a contar al de enfrente nuestra historia.

Nos da miedo mirarnos a los ojos. Mantenemos una mirada distraida, una actitud distante. El objetivo es no sentir nada, no empatizar con nadie, ser distante, fría, un témpano.
Y cuando estamos precisamente buscando historias, tratando de aprender de otras vidas, de sumergirnos en el dolor ajeno, de alegrarnos con la felicidad de otra persona...esa otra persona rehuye nuestra mirada, nos corta fieramente. No nos deja.

Cierto es que yo no suelo dejar que nadie entre en mi interior así como así, en el metro pocas veces lo he hecho. Sostener una mirada, quizá sonreir. Sentirse desnuda delante de un/una desconocido/a mientras el resto del vagón se siente ajeno a esa posible magia.
Y digo posible porque muchas veces algo interrumpe y hace caer al suelo: desde un frenazo a un acelerón, un empujón, un codazo, un viejo verde, alguien que se pone en medio y dificulta la visión...

Sólo dos veces traté de entrar en el interior de otra persona viajando en metro. Y la que recuerdo con especial intensidad es, hace ya 7 u 8 años, que pude ver en los ojos de una chica la TRISTEZA con mayúsculas, la desesperanza absoluta, el abandono físico y psíquico. No había lagrimas ni falta que hacía. Horrorizada y conmovida traté de entrar en ella estableciendo un contacto visual. Me hubiera gustado poder decirle: “no estás sola, comparte con el resto tu dolor. ¿necesitas un abrazo?”. Para que quizá me mirase espantada y huyese.
Pero quien sabe, con el tiempo podría pensar que realmente existe la “bondad de los desconocidos”.

No lo hice.

Entradas populares de este blog

Arturo Pérez-Reverte sobre la mujer (Día internacional de la mujer)

Un pequeñísimo extracto de varias entrevistas realizadas al escritor Arturo Pérez-Reverte.





Arturo Pérez-Reverte entrevistado por MujerCountry en junio de 2013


La mujer de ahora –Ana Karenina y Madame Bovary de hecho ya no existen– hace frente a nuevos desafíos sin dejar de ser lo que era. La mujer es una cosa nueva y trabaja, se enfrenta a la vida, compite con el mundo, tiene un nuevo desafío vital al que hacer frente, pero también tiene las marcas del pasado, es la mujer del futuro sin dejar de ser la de antes. Esto la somete a tensiones complejísimas de las que no siempre el varón es consciente. Hay conflictos nuevos, personajes literarios nuevos porque esa mujer antes no existía. Se da lugar a una ética femenina que nada tiene que ver con lo que era la masculina. Entonces, la mujer es la que puede aportar más novedad literariamente, es un personaje más prometedor y más apasionado. Me interesa la mujer que tiene un trabajo entre hombres, que tiene un hijo en casa y un amante, y me …

Arturo Pérez-Reverte presentará "Eva" en FIL

"Hombres buenos" en la revista Suite Magazine (diciembre 2017)